Tackycardia: tarjetas de felicitación hasta para quien te cae mal

Betas
// 15/09/2014
cards

Es un clásico entregar una tarjeta de felicitación para una ocasión especial pero la verdad es que no es fácil encontrar una que sea original y divertida…

Pero eso era antes, por fin contamos con tackycardia, una empresa con base en Londres pero que habla español y tiene propuestas novedosas y poco convencionales. Su historia y lo que hacen es muy interesante, espero que os guste y que la próxima ve que tengáis una ocasión especial os acordéis de ellos.

Ciudad: Londres

Fase: Lanzamiento

Website: http://www.tackycardia.net

Contacto: olga@tackycardia.net

¿Qué hacéis? Tackycardia es una empresa de Tarjetas de felicitación ilustradas. 

Nuestra meta esencial es la promoción y difusión de artistas de ilustración, fotógrafos y diseñadores gráficos. Para ellos, viendo que en el Reino Unido el mercado de este tipo de tarjetas es enorme, hemos creado una empresa que anima a los artistas a explorar nuevas temáticas y estilos.

Hemos añadido personajes de distintas etnias en las tarjetas que aparecen personas, hemos creado tarjetas de amor para parejas homosexuales, hemos creado tarjetas de odio… ¡Si señorías! Tarjetas para las personas que te caen mal.

Un aire fresco a un mercado bastante manido. Somos la alternativa.

Captura de pantalla 2014-09-15 a la(s) 23.49.58¿Qué creéis que hace único vuestro producto? Nuestras tarjetas están especialmente pensadas para romper el mercado tradicional. Para crear polémica, para dar hueco a las personas que no estaban representadas antes y para hacer reir de manera satírica, suspicaz e inteligente. 

¿De dónde viene el nombre? El nombre es un juego de palabras pensado para que las personas de habla inglesa lo entiendan. Tacky en inglés significa hortera, de mal gusto. Card en inglés es la tarjeta de felicitación. Lo hemos juntado y ha salido Tackycardia, que es también la dolencia cardíaca, aunque con una letra cambiada.

Hubo debates al respecto, ya que los cambios de letras es un tema complicado de marketing… pero al final nos pareció la idea más original. Nos parece un nombre atrevido y divertido.

¿Quiénes sois? Mi nombre es Olga Pastor Alvarado, gallega residente en Londres. Trabajo en la Tate Modern y soy la directora de esta nueva aventura. olga2

La idea de Tackycardia fue mía y también la iniciativa de hacerla realidad, pero no sería posible sin mis socios: Joao Duarte Silva, portugués residente en Londres, es mi mano derecha en toda esta andadura. Es el director de arte y de comunicación. Además, es uno de los ocho ilustradores que diseñan nuestras pequeñas obras de arte.

Ernesto Perez es el representante de la empresa que ha invertido en el proyecto. Son nuestros “Business angels” y nuestros consultores económicos.

Parte viva y esencial de Tackycardia son los ilustradores; de momento son ocho pero pronto abriremos la sección de propuestas. Tenemos tres españoles, una rusa, un portugués y tres ingleses. Todos de un talento y sentido del humor extraordinario.

¿Cuál es vuestra historia? En Londres hay mucha oferta en todo lo que trata el mundo del arte. Conocer artistas, galerías y centros de arte es algo inmediato si tienes los ojos abiertos.

Siguiendo mi carrera en el sector, empecé a organizar pequeños eventos y a representar a artistas emergentes. Mi meta era tener mi propio espacio; una galería, un centro cultural… pero la crisis aprieta y Londres es la ciudad más cara de Europa. Mi sueldo en el museo se iba todos los meses en alquiler y gastos.

Con el tiempo empecé a pensar en métodos más económicos de dar alas a la creación artística actual. El mercado de las tarjetas en el Reino Unido es una locura. Ellos compran tarjetas para absolutamente todas las ocasiones. Empecé a hacer pequeñas encuestas y vi que una persona puede llegar a comprar hasta 6 tarjetas al mes para diferentes amigos y seres queridos. Consulté tiendas y proveedores, hablé con mucha gente, fui a eventos relacionados… y finalmente decidí que era la vía más económica y factible de tener una empresa artística sin pedir una enorme suma de dinero a un banco.

Pusimos un anuncio en una página web de trabajo en el mundo creativo y nos contestaron nada menos que 300 personas en un par de semanas. ¡Fue una locura! pero una locura fantástica. Hicimos un proceso de selección y nos quedamos con ocho. Les advertimos que se trataba de una empresa muy joven, que sería un proceso muy lento y que también ellos tenían que apostar por nosotros. Y así lo hicieron.

Mientras “ahorrábamos” para conseguir nuestro objetivo, seguimos hablando con gente, esparciendo una voz que se hacía cada vez más viva. Nos creímos el proyecto desde el principio y fue lo que nos dio la llave para muchas cosas.

En el evento de inauguración de una revista de temática artística al que acudí me encontré con Pedro Paricio, un fabuloso pintor sobre el que escribí para distintos medios. Me animó a conocer a su secretario, Ernesto, que estaba interesado en empresas jóvenes de Reino Unido. Allí charlamos un poco y después de varias reuniones me comunicaron que estaban interesados en invertir. ¿Mi cara? Un cuadro.

A partir de ahí todo fue más fácil y más real. Me facilitaron el contacto de una asesoría, abrimos una cuenta en el banco, escribimos un modelo de negocio en condiciones…

Captura de pantalla 2014-09-15 a la(s) 23.18.24

¿Qué nos faltaba? Una web. Entre las muchas personas a las que les presenté el proyecto estaban por supuesto mis antiguos jefes de Evoluziona Soluciones Integrales. Trabajé con ellos en Bubok y Medios y Redes en Madrid durante años, así que su opinión era vital. Me apoyaron mucho, sin duda, y gracias a ellos tenemos nuestra preciosa página web.

Después de varias semanas de burocracia me convertí en empresaria. Los artistas firmaron sus contratos y llegaron las tarjetas. La más difícil. Pusimos la tienda online y empezamos a buscar tiendas físicas. Es durísimo abrirse camino en un mercado tan grande y competitivo. Vamos despacio pero vamos bien. Ahora se incorporará nuestra representante de ventas y nuestro objetivo es llegar a finales del 2015 con representación en las grandes cadenas del Reino Unido… y empezar con España.

Cuéntanos alguna anécdota divertida: La primera tirada de tarjetas llegó a mi casa (si, la oficina es mi casa) con manchas y desperfectos por todas partes. Era imposoble venderlas. Reportamos los daños a la empresa de transportes y vinieron a recogerlas para inspección. El hombre que me llamó para preguntarme qué había pasado solamente había visto los catálogos.

A medida que íbamos hablando abría las otras cajas y vió las tarjetas. Empezó a reirse a cada modelo que abría, y cuando llegó al que tenemos de felicitación de cumpleaños donde un muñeco está solito en una mesa llena de comida adornos de cumpleaños le dio un ataque de risa y colgó el teléfono. Me llamó a los diez minutos disculpándose por la falta de profesionalidad y prometió comprar todos los modelos de tarjetas. Le habían encantado.

¿Cuál ha sido vuestro mayor logro? Sin duda la aceptación en redes sociales. Empezamos una campaña de marketing que consistía en sacarse una foto con tu tarjeta Tackycardia, y en pocos días tuvimos más de 40  fotografías. Fue maravilloso.

¿Cuál ha sido vuestra mayor metedura de pata? Nuestro eslogan es “Cards of love, hate and madness” y en la parte de atrás de las tarjetas va el log y el eslogan…

La diseñadora escribió madeness, nosotros no revisamos, los de la imprenta no saben inglés… y tenemos 5400 tarjetas inservibles. Entre el destrozo del transporte y la falta de ortografía tuvimos un inicio de lo más desastroso. Pero de todo de aprende. ¡¡NUNCA MÁIS!!

¿Qué consejo daríais a aquellos que quieren comenzar? Que no den palos de ciego. Que piensen bien qué venden y cómo lo van a vender.

¿Qué os gustaría pedir a las personas que lean este artículo? Que visiten la web, a los artistas, que vean todos los modelos. Que nos comenten qué les parecemos a través de nuestro twitter y nuestro facebook. Eso sería maravilloso. Y que compren, ¡claro!

Screen Shot 2014-01-27 at 19.01.41

Categories
Betas, Inicio
Seguir

Posts recien salidos del horno directamente en tu e-mail: