¿Hasta cuándo vas a seguir apostando por tu start-up?: La decisión (parte 2)

Inicio
// 19/08/2013
Pasión

Como muchos os disteis cuenta al leer la primera parte de este post, hace dos meses me encontraba en un punto donde tenía que decidir si quería continuar con edenes, la start-up a la que tanto tiempo y esfuerzo había dedicado, o bajar la persiana y pasar a otra cosa.

Pues bien, finalmente decidí que lo mejor era terminar con el proyecto. Ahora que ha pasado algo de tiempo, quería compartir con vosotros mis motivos por si os sirve de algo mi experiencia.

En ese primer post, expuse las tres cosas que consideré a tener en cuenta para tomar una buena decisión sobre el futuro de mi start-up: la opinión de mi entorno, hacer aquello que me apasionase y la capacidad de vivir de ello. Usaré esas mismas tres cosas para explicar mi decisión:

1- Entorno: me refería a escuchar a tu familia, pareja y amigos antes de tomar una decisión para tener puntos de vista diferentes.

entorno

En este sentido, he de decir que mi entorno siempre han creído ciegamente en mi y, además, tuvimos la suerte de tener una aceleradora apoyándonos desde el principio.

Sin embargo, después de un año trabajando sin descanso me veía repitiendo el mismo pitch una y otra vez y seguía sin tener una web que mostrar. Me había quedado sin excusas para justificar tanto retraso y era frustrante tener que aplazar el lanzamiento todas las semanas.

Mi consejo: no entréis en una aceleradora si no tenéis un prototipo, generaréis unas expectativas en vuestro entorno que no podréis cumplir y se tornará en decepción, tomaréis decisiones erróneas por las prisas y perderéis un tiempo muy valioso en actividades dentro de la aceleradora que son irrelevantes para la fase en la que estáis.

No me mal interpretéis, las aceleradoras hacen una labor genial pero creo que no son recomendables para fases muy tempranas porque viviréis más tiempo mirando la fecha del Demo Day que vuestro propio Roadmap, y no debe ser así.

2- Pasión: me refería a la importancia de dedicarte a aquello que te hace feliz. Eso sí, también aclaraba que el que la idea te apasione, no quiere decir que seas la persona idónea para hacerlo…

Pasión

Pues bien, edenes era mi gran ilusión, realmente creía que estábamos construyendo un buen producto. Sin embargo, parte del retraso se debía a mi falta de capacidad para gestionar un equipo de programadores. No podía impulsar el trabajo y ni rebatir ninguna excusa por el retraso por mi falta de conocimientos de programación.

Para cuando íbamos a lanzar (con más de 5 meses de retraso), los recursos financieros de la empresa se habían agotado y sabía que, incluso si al final todo se enderezaba, el éxito de la empresa siempre iba a depender de terceros y eso me hacía sentir muy inseguro.

Mi consejo: cuando tengas una idea, asegurate que puedes hacer al menos el 60% sin la ayuda de nadie. Por ejemplo, hoy en día me metería en un e-commerce que puedo hacer pruebas en un par de semanas con poco dinero y con herramientas como wordpress o un shopify y luego ir avanzando si tengo indicios de que puede funcionar.

Si es un proyecto más tecnológico, o tienes recursos financieros para atraer a mucho talento contrastado o abandona esa idea y busca otra mejor. Como se suele decir “if you pay peanunts you get monkeys“, no te la juegues.

3- Dinero: siendo directo, a final de mes hay que pagar las facturas.

dinero

Pues bien, el breakeven de edenes estaba muy lejos. Después de un año de trabajo no había tenido ni siquiera la oportunidad de validar ni una de las celdas del excel.

Mi consejo: en esa situación no os apoyéis en financiación pública (léase Enisa o similares) para aguantar un año más. Tengo la estúpida creencia de que los préstamos hay que pagarlos y por eso decidí que era mejor parar antes de endeudar la sociedad y que todo terminase meses más tarde con una muerte más agónica. Si en un año no había sido capaz de lanzar la web ¿cómo iba a comenzar a pagar un préstamo en 6 meses? Hay que ser honestos.

Lo bueno, es que la final de todo no hay nada de que arrepentirse. Ha sido una experiencia genial: he tenido la oportunidad de conocer gente increíble y encontrar una vocación por la que me levanto con ilusión cada mañana. El resto de cosas menos agradables que han pasado en este tiempo son experiencias que me han ayudado a madurar.

Dicho esto, ya ando liado en la segunda aventura en la que me enrolé prácticamente a la semana de terminar con edenes. Se trata de un proyecto respaldado por unos megacracks y con un equipazo. Es una start-up con la que estoy muy ilusionado y aprendiendo mucho, pero de esto ya daré detalles más adelante.

Si tengo que quedarme con una frase para resumir todo lo que ha pasado este último año, sería esta:

Fail early, fail fast

Si os ha gustado recordar, podéis seguir el blog por email (arriba a la derecha) y también podéis compartir con vuestros amigos el post que es gratis y solo tenéis que pulsar un botón :)

Categories
Inicio, Opinión

2 thoughts on “¿Hasta cuándo vas a seguir apostando por tu start-up?: La decisión (parte 2)

  1. Una retirada a tiempo es una victoria. Excelente post! Saludos

    1. rufodelarosa says:

      Muchas gracias por tus palabras. Si algo no funciona pues borrón y cuenta nueva!

Comentarios:

Seguir

Posts recien salidos del horno directamente en tu e-mail: